sábado, 29 de marzo de 2014

"La Emperatriz", la mítica locomotora 191 del Central Argentino vuelve hoy a los rieles


Será puesta en marcha y traída desde los talleres de Pérez a Rosario Norte. La máquina supo arrastrar a convoyes que trasladaron a Yrigoyen, Perón y el príncipe italiano Di Savoia. La 191 se convirtió durante años en la locomotora insignia del Ferrocarril Central Argentino.



"La Emperatriz" volverá hoy a los "caminos de fierro". La mítica locomotora 191 del Ferrocarril Central Argentino, la que batiera récords de velocidad y arrastrara los convoyes que trasladaron a personalidades como Yrigoyen, Perón, el príncipe italiano Umberto di Savoia o al duque de Windsor celebrará el centenario de su fabricación como se debe: recorrerá a partir de las 10 de hoy un trayecto desde la estación de Pérez a la de Rosario Norte, deteniéndose, tal como lo hacía el viejo servicio, en el Cabín 9, y ya en Rosario en la estación de barrio Vila, la de Ludueña y el apeadero en el cruce Alberdi.

Efectivamente, al atravesar el Patio Parada, la locomotora 191 "La Emperatriz" —restaurada por puro amor y con más de 7 mil horas hombre de trabajo por los integrantes de la agrupación Ferroviario Club Central Argentino - FCCA—, pasará a apenas unas cuadras del lugar donde fue concebida hace poco más de 100 años por los ingenieros del Ferrocarril Central Argentino, en las instalaciones del Portón Nº 1, avenida Alberdi y Humberto 1º. La histórica locomotora efectuará el trayecto arrastrando un vagón de pasajeros también centenario y restaurado por la misma agrupación y un antiguo furgón de carga.

Aunque es inevitable relacionar esta iniciativa con una futura reinstalación de un servicio permanente de pasajeros entre ambas ciudades, la agrupación que la restauró negó toda relación con algún tipo de lobby en favor del mismo. "Hacemos esto sin fines de lucro, y sólo buscamos rescatar elementos del patrimonio histórico de los ferrocarriles", señaló a LaCapital el ingeniero José Ciancia, directivo de la entidad y uno de los organizadores del tributo a esta locomotora pensada en Rosario y construida en Escocia en 1914 por la compañía North British Locomotive Company Limited.

"La Emperatriz" integraba un lote de 10 unidades similares y respondía a los más altos estándares técnicos y estéticos de su época. Desde su llegada al país tuvo en los talleres de Pérez, inaugurados en 1916, su lugar de reparaciones y mantenimiento. Las 10 locomotoras "de última generación" estaban numeradas del 191 al 200 y representaban un adelanto en materia de tratamiento del vapor, con modificaciones en calderas y diámetro de ruedas, entre otros.

Locomotora insignia. La 191, por ser cabeza de la serie mas rápida, se convirtió en la locomotora insignia del Ferrocarril Central Argentino y durante 18 años fue conducida por Francisco Savio, uno de los dos maquinistas —junto con Carlos Gallini— con cuyos nombres se bautizaron apeaderos y calles en varias ciudades.

El mito de la 191 se reforzó en la década del 60: cuando falleció Savio, que estaba jubilado desde hacía tiempo, la locomotora tuvo un severo accidente en Maizales, cerca de Rosario. De este sinestro fue recuperada por una verdadera proeza mecánica en los Talleres Pérez. Desde ese momento, pasó a ser la "niña mimada" del gigantesco taller ferroviario. Luego de décadas de abandono, y de haber sido considerada "chatarra", fue restaurada y hoy funcionará como testimonio de la era del vapor.

Fuente: Nota

Powered by Esperando Via