domingo, 10 de agosto de 2014

Un tren turístico repleto de pasajeros llegó con nuevas ilusiones a Gardey y Vela

Ayer en horas de la mañana partió hacia Gardey y Vela el tren turístico repleto de pasajeros ansiosos por disfrutar de un viaje diferente en la soleada jornada y pasar un día tranquilo en familia en los pueblos rurales.





Fueron más de 140 personas las que participaron de este viaje que invita a conocer en principio estas dos localidades y a revalorizar el ferrocarril. Así fue que familias completas con sus niños disfrutaron de la experiencia, ya que muchos de ellos, especialmente los más jóvenes, nunca habían viajado en un tren.

Vale la pena

Cuando el tren arribó a Tandil, a las 17.15, Aurora, una de las pasajeras, expresó que “fue un viaje hermoso, vale la pena hacerlo todos los sábados” y contó que fue con su familia a Gardey y Vela. “Estuvimos un rato en cada lugar, fue muy lindo todo, una maravilla. La verdad es que vale la pena hacer el viaje”, remarcó.

En tanto, consideró que “lo que hace falta son más restaurantes o lugares para comer porque no hay muchos, pero creo que se va a levantar en ese aspecto con el tiempo”.
“En el tren viajamos muy bien, las azafatas son muy atentas, regalaron caramelos, nos atendieron muy bien”, indicó.

A su turno, María del Carmen manifestó que “fue hermoso, la pasamos bárbaro. Los chicos jugaron, viajé con mis nietos, mis hijas y la verdad es que fue un día espléndido. Fuimos a la plaza, caminamos, hicimos un picnic y lo disfrutamos muchísimo, me encantó y pienso volver a repetirlo si Dios quiere”.

“Nosotros fuimos a Gardey y algunas personas siguieron a Vela, todos muy contentos y con la idea de volver. El viaje en tren fue bárbaro, las camareras, el guarda, todo de primera, la atención muy buena. Esperamos que se sigan reactivando todos estos pueblitos. El viaje es muy recomendable, realmente vale la pena”, concluyó.

Un muy buen debut

Por otro lado, el guarda del tren, José Ricardo Fernández, evaluó que “parece que la experiencia para la gente fue muy buena, se aprovechó bien el día. Algunas personas querían venir de Vela a Tandil y no pudieron porque estaba lleno, y de Gardey también”.

“El tren vino y fue completo, todo anduvo muy bien, estuvimos en horario, no hubo ningún tipo de problema, así que el debut fue muy bueno. La gente muy contenta, los chicos han jugado, han corrido y el tren es cómodo para andar con chicos”, subrayó en diálogo con El Eco de Tandil.
Por otro lado, reconoció que “no esperábamos tanta gente, tal vez después se vaya calmando un poco”.

En tanto, planteó que “tendría que estar un poco más preparado Gardey y Vela porque no hay tantas actividades para hacer. Si el día está lindo se aprovecha igual, llevaron algunos para almorzar allá, otro comieron en un parrilla que hay, aunque no hay mucho, creo que con el tiempo se va a ir armando”.

En cuanto a la cantidad de personas que viajaron indicó que hay 144 asientos, de los cuales 6 son para el personal que viaja a bordo y todos estaban ocupados. Incluso afirmó que “hubo alguno que viajó parado, aunque fueron muy pocos que vinieron a último momento y para no desilusionarlos los llevamos igual”.

Unir pueblos

Uno de los  maquinistas, Fabián González, aseguró que “cuando retorna algo que es tan esperado por la gente es muy bueno y estamos muy contentos. Hay muchos chicos que realmente no anduvieron nunca en un tren, y es importante que en las escuelas, en los jardines les expliquen a los chicos lo que es el ferrocarril. Es muy importante para todos, para el territorio, para unir pueblos, ecológicamente. Es fundamental que de a poquito se restablezca pasito a paso”.

Por su lado, Adrián Olano, que también es maquinista, expresó que “es hermoso para nosotros, no está lejos del trabajo cotidiano nuestro pero trenes con este significado hacía mucho tiempo que no teníamos, sobre todo por lo que representa para la comunidad de Vela y Gardey. Se trata de unir los pueblos”.

“El tren es el vínculo pero el asunto es unir. En su momento se cortaron las comunicaciones que había a través de los trenes, se diezmó todo, ahora se trata de recomponer un poco. Para que todas estas cosas no vuelvan a suceder hay que explicarles la importancia del tren a los chicos porque ellos van a multiplicar esto y lo van a transmitir en la casa”, expuso.

Y explicó que “nosotros trabajamos con los jardines de infantes, los traemos a la Estación, a crear conciencia más que nada y sobre todo crear el vínculo entre los pueblos. Tandil, con respecto a Vela y Gardey, parece la Capital Federal y nosotros, entonces no tiene que estar tan alejado. Tenemos que llevar la comunicación hacia ellos, y bienvenido sea todo lo que se pueda aportar a través del tren, es una suma de voluntades”.

“No apuntamos a que haya más servicios, basta con que sea regular, que permanezca en el tiempo, que perdure y si se puede desarrollar más allá de lo que es Vela, mejor. Cada comunidad tiene que aportar lo suyo. La gente de Vela hoy pensaba que sería bueno que llegue a Juárez y hay que ver si ese municipio está interesado, son cosas para conversarlas e ir desarrollando de a poco”, sostuvo.

En tanto, contó que en la ciudad de Tandil hay ocho maquinistas en total y que “no podemos salir de vacaciones si no nos cubrimos entre nosotros, porque no hay más gente acá. Pero la empresa te da la posibilidad de que hagamos nosotros la diagramación consensuado todo, acá se trata de sumar”.

Cuando llegan a Gardey y Vela, contó que  ofician “de anfitriones también, porque permitimos que suban los chicos a la máquina, e incluso gente grande que nunca había viajado en tren. Somos interlocutores de lo que es el ferrocarril, es una forma de hacer capacitación”.

Fuente: Nota

Powered by Esperando Via